Testimonios

Una española entre indígenas

Conocí a Sor Ana María Reviejo, vicentina, en 1970. Llegó de España y la mandaron con dos más a la Aldea Perutí a vivir con los indígenas Mbyá. Lo primero fue construir una choza para ellas. Luego poco a poco fueron entrando en la vida de la tribu. Las mujeres Mbyá, en seguida, quisieron ampliar la choza para que sus hijas durmieran con las hermanas. Se fueron haciendo imprescindibles para educar a los niños y jóvenes. Ana María era la negociadora, y obtenía beneficios para todos.

Luego de muchos años, pasó a Tobuna, también con indígenas Mbyá. Allí su presencia fue valiosa para alimentar, vestir y educar, sin imponer la fe católica y respetando su Opy (casa de oración exclusiva para los Mbyá). Desde nuestra Fundación Diakonía la ayudamos sin cesar para todo lo que necesitaba desde 1970. Cuando a veces venía a Buenos Aires, pasaba por mis parroquias dando testimonio del servicio de amor que hacían.

Siguió en la provincia de Misiones por largo tiempo hasta ir a Añatuya en Santiago del Estero, a trabajar en un asilo. El pobre edificio se quemó una noche y la ayudamos desde san Gabriel Arcángel a construir uno nuevo muy hermoso. Nos quería sin pudor hasta que después de cincuenta años, con sus fuerzas disminuidas, viajó en 2022 a su patria para pasar sus últimos días con la familia que había dejado al venir.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *