• Guía y consejo,  Liturgia

    La memoria de San Gabriel Arcángel

    En enero 2016 participé del Congreso Eucarístico Internacional en Filipinas. Los salesianos de Tailandia, muy cerca, me recibieron unos días antes. Allí, además del buen trato que me dieron los tailandeses, escuché dos o tres veces un cántico del P. Kim en honor a la Virgen. Me gustó y pedí la partitura a unas hermanas. Al volver le puse letra en honor de san Gabriel. Este es el texto mío, que cantamos los 29: Oh Angel San Gabriel, sólo y sin amigos, busco tu amistad feliz Angel de María, muestra un horizonte donde haya amor y fe. Pues háblanos Gabriel junto al corazón. Danos por favor verbos que aseguren: Dios…

  • Liturgia

    El beso de Dios

    ¡Qué misterio tan profundoéste de mi propio ser:he surgido del no-sery me exalto y me confundo,mientras cantando me hundoen mi nada, y sombra, y lodo!Soy cadáver a tu modo,soy sueño, soy despertar,soy vida, soy palpitar,soy luz, soy llama, soy todo. Muerte, que das a mi vidatrascendencia y plenitud,muerte que ardes de inquietudcomo rosa amanecida,cuando llegues encendiday silenciosa a mi puerta,besaré tu boca yertay, en el umbral de mi adiós,al beso inmortal de Diosme dispondrás, muerte muerta. 1: El himno presenta la figura de una masa humana inmensa que se encamina en caravana inexorable y lenta hacia la muerte. El poeta elige a un joven difunto, a su madre y sus…

  • Guía y consejo,  Liturgia

    Domingo de la Santísima Trinidad

    ¡Oh Trinidad eterna! Tú eres un mar sin fondo en el que, cuanto más me hundo, más te encuentro; y cuanto más te encuentro, más te busco todavía. De ti jamás se puede decir: ¡basta! El alma que se sacia en tu hondura, te desea sin cesar, porque está hambrienta de ti, Trinidad eterna; está deseosa de ver tu luz en tu luz. Como el ciervo suspira por el agua viva de las fuentes, así mi alma ansía salir de la prisión del cuerpo, para verte de verdad. ¿Podrás darme algo más que darte a ti mismo? Tú eres el fuego que siempre arde, sin consumirse. Tú eres el fuego…

  • La amistad de dios
    Liturgia

    La amistad de Dios

    Vengo, Señor, cansado;¡Cuánta fatiga van cargandoMis hombros al fin del día!Dame tu fuerza y una caricia tuya para mis penas. Salí por la mañana entre los hombres,¡Y encontré tantos ricos que estaban pobres!La tierra llora,Porque sin ti la vida es poca cosa. ¡Tantos hombres maltrechos,sin ilusiones!;En ti buscan asilo sus manos torpes.Tu amor amigo, todo tu santo fuego para su frío. Yo roturé la tierra y puse el trigo;Tu diste el crecimiento para tus hijos.Así, en la tarde, con el cansancioA cuestas te alabo, Padre. Quiero todos los días salir contigo,Y volver a la tarde siendo tu amigo.Volver a casaY extenderte las manos dándote gracias. 1. Cuando el mal nos…

  • La amistad de Dios
    Liturgia

    El jornal de la viña

    Hora de la tarde,Fin de las labores.Amo de las viñas:Paga los trabajos de tus viñadores. Al romper el díaNos apalabraste.Cuidamos tu viñaDel alba a la tarde. Ahora que nos pagas,Nos lo das de balde,Que a jornal de gloriaNo hay trabajo grande. Das al de la tardeLo que el mañanero,Son tuyas las horasY tuyo el viñedo. A lo que sembramosDale crecimiento.Tu que eres la viña,Cuida los sarmientos. El hombre es un ser que se fatiga. LA fatiga no es estructural en la persona, sino solo circunstancial. El creyente pide a Dios dos cosas para superar su fatiga: la fuerza y una caricia. ¡La caricia de Dios! Como la de cualquier padre…

  • La Palabra de Dios
    Liturgia

    La Palabra de Dios

    Nuevo sol ilumina el horizonteEl lucero que brilla en la mañana;Es la luz que hacia el mundo el Padre envíaPara darnos la Vida en abundancia. Esta Luz es camino y es palabra,Quien la sigue jamás anda en tinieblas,Quien la asume recibe el don del Padre:El poder de ser hijos por la Gracia. Se convierta en nosotros la PalabraEn la luz que a los hombres ilumina,En la fuente que salta hasta la vida,En el Pan que repara nuestras fuerzas. En el himno de amor y de alabanzaQue en el seno del Padre ha comenzado,Y al entrar en el mundo JesucristoCanta en nombre de toda creatura. Gloria a ti Padre nuestro y…

  • La vigilia de la fe
    Liturgia

    La vigilia de la Fe

    Nos dijeron de noche que estabas muerto, Y la Fe estuvo en vela junto a tu cuerpo La noche entera, La pasamos queriendo mover la piedra. No supieron contarlo los centinelas, Nadie supo la hora ni la manera; Antes del día Se cubrieron de gloria tus cinco heridas Si los cinco sentidos buscan el sueño, Que la Fe tenga el suyo vivo y despierto; La Fe velando, Para verte de noche resucitando. Con la vuelta del sol, Volverá a la tierra La gloria del señor. El hombre guarda la semilla del Espíritu santo, escondida en el fondo de su corazón. Por eso, Dios envía su palabra que actúa por medio…