Liturgia

Nuevas obras de misericordia corporales

8ª. Poner un límite al tiempo dado al televisor

Esta obra  se basa en los datos de la ciencia sobre el desorden que crea el uso sin límites de la tele en el adulto, los jóvenes y los niños.

La razón es simple: se duerme menos, porque se quitan minutos al sueño, e incluyen contenidos que hacen despertar de noche.

Pero, sobre todo, porque se ha descubierto que la luz azul que emiten las pantallas suprimen la melatonina que produce el cuerpo, substancia necesaria por dormir bien.

Al querer  calmar a bebes y niños pequeños con la tele, se causa el retraso cognitivo; lo mismo sucede con los frutos de los jóvenes en la escuela y de los adultos en el trabajo.

Sugerimos que no usar la tele durante las comidas y una hora antes de dormir.

Además, los científicos recomiendan que se quiten las teles de los dormitorios.

Algunos mayores piensan que si ven algo en la horas de la noche se van a dormir mejor. Lo contrario. Es mucho mejor escuchar música para relajarse.    ¿Cuál es el tiempo que se debe dar a la tele y a otros aparatos nuevos? Se aconseja que no sea más de una hora, para bien de las acciones que realiza el cerebro cuando está sin impulsos  de fuera. (In 15)

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *