Vida

Los valores religiosos

Los valores religiosos dan la importancia y el significado de vivir la vida humana y de estar en este mundo. No se refieren sólo a Dios, sino a Dios y al hombre redimido por Cristo. Hay que enseñarlos desde la infancia. Se aprenden mediante el esfuerzo de hacer pensar a los chicos, de hacerles comprender el gusto de lo bueno y el amor (para que no sigan el camino que los lleva a ser esclavos). Para enseñarlos hay que dar el ejemplo, saber reprobar lo malo y alabar lo bueno.

Vivir en la presencia de Dios que nos ve

Es más fácil de lo que pensamos. No se trata de estar el día entero en oración vocal. Ni andar con un devocionario o Biblia bajo el brazo. Es ofrecer a Dios el día desde la mañana. Es conectarse con el Señor en los momentos de dificultad. Cuando se escribe, o se hacen cuentas, o se estudia, o se obedece algo bueno que no gusta, o se come, o se juega: vivir unidos a Dios.

Eso lo puede hacer una persona libre que busca el bien y el amor. ¿A qué se deben tantas caras adustas? Al fin podemos sonreir desde el alba.

Esto hay que enseñarlo, n aparece de modo natural. Hay que hacer la experiencia, desde niños.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *