Educación,  Santagada

Los nativos digitales

Nativos digitales es la generación nacida en un ambiente digital, con acceso a la informática y las comunicaciones desde la cuna. Los adultos admiramos la prodigiosa capacidad de los hijos y nietos para usar computadoras, celulares y juegos electrónicos. No nos deberíamos sorprender, pues para el cerebro humano no hay nada más fácil que pulsar botones, realizar varias tareas a la vez (multitasking), como escribir, oír música, ver videos, conversar con el celular y enviar mensajes de texto, todo casi al mismo tiempo. Esto pasa en todo el mundo, cuando los chicos usan a la tecnología digital. El tema es dar a esta técnica genial un uso que construya la verdad, el bien y la belleza.

En la sociedad del consumo los chicos aprenden a consumir, tengan o no computadoras. Si las tienen, el consumo crece rápido y en muchos casos puede torcer su vida hasta hacerla dependiente de la máquina. En realidad, el mal viene de antes, de la misma sociedad del consumo que crearon sus padres, donde el valor es el dinero y no la persona. El mal uso de la tecnología refuerza este materialismo vicioso, que está presente en la sociedad. La educación puede resistir este desvío, y por eso nada mejor que desde la escuela primaria los maestros muestren alternativas constructivas y solidarias. El buen ejemplo cunde, pues los propios alumnos se convierten en maestros de sus pares… y de sus padres.

Uno de los objetivos del Milenio propuesto por las Naciones Unidas para dar acceso a una educación primaria digna del siglo XXI a todos los chicos del mundo. Es una cuestión de equidad y solidaridad con los que menos tienen. Se trata de una actitud constructiva en búsqueda de una sociedad más justa y pacífica, más educada y creativa, basada en el “don,” y no en la competencia y el consumo. El don es el valor de lo que no tiene precio, y es propio del ser generoso, sin pedir nada en retorno. El cristianismo se basa en el don gratuito en sus formas. Sigamos el ejemplo de Cristo en esta era digital.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *