Amor y Alegría,  Sociedad

Los católicos debemos luchar contra el racismo

El asesinato de otro estadounidense negro a manos de un oficial de policía atormenta los corazones y las mentes de Estados Unidos y del mundo. Las protestas en todo el país dejan en claro la injusticia del asesinato de George Floyd y sus raíces en una larga historia de racismo, incluidos los patrones contemporáneos de brutalidad policial. La violencia que ha estallado en torno a algunas de estas protestas subraya la profundidad de la ira y el resentimiento en nuestras comunidades. Dicha violencia debe ser opuesta y rechazada. Como mínimo, tales actos restan importancia a la importante verdad en el corazón de estas protestas pacíficas: nuestro país aún no ha encontrado, ni ha construido, los recursos espirituales y prácticos necesarios para superar el racismo.

Los católicos no pueden contentarse con mantenerse al margen de esta lucha. Ante el racismo, los católicos deben tener hambre de justicia como nosotros tenemos hambre de la Eucaristía. El Evangelio nos llama, mientras nos preparamos para la Comunión, a “ir primero y reconciliarnos” (Mt 5:24) con nuestras hermanas y hermanos. En este momento, cuando la pandemia de Covid-19 nos ha demostrado la profundidad de nuestra necesidad de los sacramentos y la comunidad, esta protesta nacional debería llevar a los católicos, especialmente a los católicos blancos, a la conversión, el arrepentimiento y la reconciliación

Matt Malone

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *