Catequesis

Las vocaciones sacerdotales:

Los católicos, excepto algunos, no se interesan por esto. Piensan que es un asunto del Papa y los obispos. La tarea de los laicos sería evangelizar el mundo externo y los curas la vida interna de la Iglesia, dicen. Este error debe ser corregido. Se difunde una idea que encierra a los curas en sus iglesias y en la Misa. Esto va contra la doctrina de los S, Padres y la Tradición: los curas deben transmitir la doctrina de la Fe, santificar con ritos y ayudas; y dirigir al pueblo con sus mil iniciativas.
¿Qué podría hacer un obispo en su diócesis si no tuviera curas que presidieran las comunidades y formasen laicos para ayudar a la evangelización. Si fuese cierto que los “laicos” deberían ocuparse sólo de sus profesiones, entonces en anuncio en el barrio quedaría a las viudas y jubiladas…
El llamado a entregarse por completo a Jesús y a la Iglesia compete a cada comunidad. Cada católico, en especial cada familia con sus hijos, deben estar interesados en llamar jóvenes para que sean sacerdotes. Cada parroquia necesita estar en estado de “alerta máximo” para vivir pidiendo a Dios que dé su Gracia a algunos jóvenes para que acepten seguir a Cristo, dejando todo lo que pueden y saben hacer.
Hay que sentirse llamados para llamar a otros. Jesús nos ha llamado y manda que a su vez llamemos a otros. Sólo al entender esto, podemos saber que la oración por las vocaciones es básica.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *