La vigilia de la fe
Liturgia

La vigilia de la Fe

Nos dijeron de noche que estabas muerto,

Y la Fe estuvo en vela junto a tu cuerpo

La noche entera,

La pasamos queriendo mover la piedra.

No supieron contarlo los centinelas,

Nadie supo la hora ni la manera;

Antes del día

Se cubrieron de gloria tus cinco heridas

Si los cinco sentidos buscan el sueño,

Que la Fe tenga el suyo vivo y despierto;

La Fe velando,

Para verte de noche resucitando.

Con la vuelta del sol,

Volverá a la tierra

La gloria del señor.


  1. El hombre guarda la semilla del Espíritu santo, escondida en el fondo de su corazón.
  2. Por eso, Dios envía su palabra que actúa por medio del Espíritu.
  3. De ese modo, el Espíritu que habita en nosotros y el Espíritu que hace actuar al Verbo de Dios, permite que el Verbo nos hable y que nosotros lo escuchemos.
  4. De las pocas palabras del Padre, durante la vida de Jesús, Escúchenlo es la más emocionante. Algo de sumo valor dice Cristo para que debamos oírlo, dejar todo y seguirlo.
  5. Jesús dice, ante todo, “He venido para hacer tu voluntad”. La voluntad del Padre es que su Verbo hecho hombre congregue a todos en la unidad, de modo que se eleve desde el mundo un himno armónico de amor y alabanza.
  6. La Palabra desaloja a las tinieblas de nuestro corazón y lo deja desnudo. Y así el corazón despojado puede oír lo que dice el Verbo.
  7. Entonces el corazón deja de ser empedernido, de piedra, y deja que la espada de la Palabra llegue hasta las articulaciones del alma.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *