Amor y Alegría,  Ciencia

Historia y Religión

¿Cómo se hace para decir en palabras sencillas las cosas difíciles? ¿Será una pretensión querer explicar el nexo de la religión con la historia? Haré lo posible.

Muchas religiones enseñan que la cultura humana es un regalo de los dioses. Los especialistas en ciencias sociales proponen que la religión es tan fundamental para la cultura que sin ella la humanidad no habría podido salir su condición pre-humana (Roy Rappaport, Ritual and Religion in the making of humanity. Cambridge, 1999).

Aunque uno no crea que los dioses enseñaron a los hombres a hacer fuego o cultivar maíz, y se mantiene en una visión más limitada del papel de la religión en la evolución de la cultura humana, es cierto que las ideas sobre lo sobrenatural han influido mucho la vida en las sociedades avanzadas o retrasadas, y que el monoteísmo es la innovación más significativa de la historia humana.

Nunca sabremos cuando empezó la fe en un solo Dios, pero sus efectos pueden ser vistos en muchos aspectos culturales e históricos de los tres grandes monoteísmos. Si los judíos hubieran sido politeístas, serían casi desconocidos en la historia, menos importantes que los extinguidos babilonios. Si los cristianos hubieran presentado a Jesús como otro de sus dioses, esa fe habría desaparecido como la de tantos otros. Y el Islam no hubiera salido del desierto, si Mahoma no sacó a Alá del contexto del paganismo árabe y lo proclamó el único Dios. Esas tres Fes monoteistas cambiaron al mundo.

Por supuesto, son monoteismos que produjeron efectos diferentes. De los tres el cristianismo es el único que impulsó el nacimiento de las ciencias. Pero los tres tuvieron un papel básico en el curso de la historia.

El problema es que los historiadores falsificaron los eventos, para centrarse en efectos horribles de la historia de las religiones. Sin embargo, la autoridad de las evidencias muestran lo contrario. Hay una historia escrita por personas con intereses espurios. Por eso se necesita un conocimiento histórico que perciba lo que realmente se gestaba y muestre las verdaderas evidencias (B. Lonergan, Method. Salamanca 1988).

Osvaldo Santagada

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *