el cubrimiento de las imagenes en cuaresma
Testimonios

El cubrimiento de las imágenes en Cuaresma

Esta es una de las experiencias más tocantes en nuestra comunidad. Al comenzar la Cuaresma, no sólo se reúne una multitud para recibir las cenizas en la frente el miércoles de ceniza, sino que ya no se ponen más flores y se cubren las imágenes de los santos. Sólo queda descubierto el Crucifijo central hasta el viernes antes del Domingo de los ramos.

Cuando entramos a la iglesia, sentimos una sensación de desconcierto. ¿Por qué hacen lo que nadie hace? Lo hacemos porque así se hizo durante siglos en la Iglesia Católica, y es una manera de expresar que en la Cuaresma cualquier pensamiento debe estar dirigido a Cristo y a su Obra. Que no lo hagan en otras partes no es algo que nos moleste, es sabido que trabajar exige esfuerzo, y estamos en el mundo del disfrute. Lo mismo pasa con la música y otros elementos del culto cristiano. Casi no hay música buena en los templos católicos: alguno que otro guitarrero de buena voluntad por un tiempito hasta que se aburre.

Las imágenes se cubren de color violeta, el color de la Cuaresma. No es un color de tristeza, sino del comienzo de algo nuevo. Sí, en Cuaresma vamos a renovar nuestra vida cristiana. Necesitamos confesar nuestros pecados y volver a reafirmar nuestro amor por Jesucristo, y por el prójimo. Hay experiencias que marcan: esta es una de ellas.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *