cura confesando
Educación

¿Cómo obtenemos la Indulgencia Plenaria?

La gente actual contagiada de ideas erróneas, piensa que cada uno es Dios y puede determinar sin principios basados en la ley natural que es pecado o no; y además, piensan que sus malas acciones no son pecado mortal. Por eso, hoy, tantos se acercan a comulgar sin confesarse y sabiendo que han cometidos pecados graves que solos no pueden perdonarse, porque Jesús dijo que sólo pueden perdonar los apóstoles y sus sucesores.

Esta carencia con respecto al pecado desde hace años. Ya el venerado papa Pio XII decia que el peor pecado de la sociedad actual es pensar que “no hay pecado” y la forma sutil del diablo de haberse metido entre los cristianos para arruinar a la Iglesia. Ahora bien, quienes no están interesados en el perdón de sus pecados por parte de la Iglesia, menos querrán obtener la Indulgencia Plenaria. Quienes no se consideran sujetos de pecados mortales, dejan de lado la doctrina de la Iglesia sobre el pecado, la culpa y la pena, para vivir a su aire. Según esta postura daría lo mismo ser catolico que budista o cualquier otra cosa. Y no es así. En Tailandia, mucha gente ha ido a colegios católicos, los mejores del país. Sin embargo, las conversiones al catolicismo son mínimas. Por qué? Porque alli el sistema budista les permite pecar con tranquilidad sin necesidad de estar sometidos a ninguna ley moral (además de la

gran herejia de la reencarnación en sucesivas transmigraciones de almas). La Indulgencia Plenaria está referida a la doctrina católica del pecado. Cada vez que pecamos surgen dos realidades: una culpa por el pecado cometido, y una pena o castigo merecido por el pecado. Las culpas se perdonan en el Sacramento de la Reconciliacion por parte de los sacerdotes. Las penas nadie las puede perdonar, excepto por el “don de la Indulgencia”. Este don es la apertura del tesoro de méritos de los mártires y santos, para que puedan borrarse las penas debidas a los pecados de vivos y difuntos. Quienes mueren sin la Indulgencia Plenaria, deben ir al Purgatorio están salvados pero alguien debe pagar las penas de sus pecados. La

Indulgencia Plenaria aplicada por las almas de los difuntos, logra que pasen al Cielo. Para obtener la Indulgencia Plenaria hay que participar de la Misa en el dia prescrito, confesarse dentro de los 7 días siguientes, hacer una obra de misericordia, y rezar un Credo, un Padre Nuestro y una Ave María por las intenciones del Papa que ha abierto el tesoro de la Iglesia. En esta parroquia durante todo el año 25 (desde 30.VIII.2017 al 29.VIII.2018 el se puede ganar la Indulgencia del Año Santo Gabrieleo).

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *