• Liturgia

    Comamos y bebamos, que mañana moriremos

    La sociedad nos impulsa a “disfrutar”. Los carteles en la calle nos invitan a gastar y disfrutar. Sin darnos cuenta, pasamos a hijos, sobrinos y nietos ese “mandato” del consumo. Por eso, hay tantos niños chillones: chillan porque sus caprichos no son saciados ya. Se nos manda: “llame ya”. No pierdan esta ocasión… Comamos hoy, que mañana moriremos.Esa frase de epígrafe no fue inventada por los actuales especialistas de mercadeo, sino por el griego Epicuro de Samos en el s. 4 a.C. Esa filosofía enseña a buscar el placer en cada cosa. Hay otra frase tomada del poeta romano Horacio (s 1 a.C.): Carpe Diem, y significa: aprovecha hoy. Se hicieron…

  • Guía y consejo,  Liturgia

    Homilía de la Noche pascual

    “Se acaba de escuchar el texto de la Escritura donde se habla del Exodo de los hebreos del Egipto y se ha dado la explicación de las palabras del Misterio de la inmolación del Cordero y la salvación del pueblo. La Pascua tiene un sentido en el tiempo y en la historia, y también un significado eterno, que es el sacrificio de Jesucristo. La Pascua tiene un sentido muy profundo. La palabra Pascua, deriva del verbo griego paskein y del sacrificio redentor de Jesucristo, prefigurado en la sangre derramada del inocente Abel, en el destino de José vendido por sus hermanos y la vida de los verdaderos profetas de Dios.…

  • Guía y consejo,  Liturgia

    Comentario al nuevo canto “Rezo si duermo…”

    Al comienzo del año 2020, el maestro Pedro Juan Sorhonet nos presenta un nuevo canto litúrgico para usar en lugar del Señor ten piedad al comienzo de la Misa. La melodía pertenece a un aria de la cantata 115 de J. S. Bach, acortada para que no se extienda los casi 8 minutos que dura y pueda usarse en las Misas, pues se repite Da capo. El texto no es una traducción del aria, sino dice según nuestro idioma: Rezo, rezo si duermo: piedad, Señor, de mis pecados, de mis pecados y mi maldad. Líbrame de mis culpas, de mis culpas y quedaré sano. Ante todo, es preciso comprender que…

  • Guía y consejo,  Liturgia

    Comentario al nuevo canto “Rezo si duermo…”

    Al comienzo de 2020, el maestro Pedro J. Sorhonet nos presenta un nuevo canto litúrgico para usar en vez del Señor ten piedad al comienzo de la Misa. La melodía pertenece a un aria de la cantata 115 de J. S. Bach, acortada para que no dure sus casi 8 minutos y pueda usarse en las Misas, pues se repite Da capo. El texto no es una traducción del aria, sino dice según nuestro idioma: Rezo, rezo si duermo: piedad, Señor, de mis pecados, de mis pecados y mi maldad. Líbrame de mis culpas, de mis culpas y quedaré sano. Ante todo, es preciso comprender que el “si duermo” que…

  • Espiritualidad,  Guía y consejo,  Liturgia

    Nuevas obras de misericordia espirituales

    10ª. Aceptar las sugerencias Es preciso distinguir entre sugerencias y críticas. Sólo las personas con un valor moral para nosotros, pueden hacer sugerencias. Las sugerencias deben provenir de una persona prudente, es decir, de alguien acostumbrado a pensar y meditar antes de hablar o actuar. Una sugerencia es una reflexión que ayuda a mejorar la vida, de lo contrario es un ataque a alguna debilidad nuestra. Las sugerencias pueden venir de personas menos talentosas que nosotros, pero con mayor experiencia o intuición. Ni hay que tener miedo de hacer sugerencias a los superiores en una empresa o institución. No hay que asustarse de las sugerencias para nuestro cambio y mejora.…

  • Liturgia

    ¿Por qué el pecado es horrible?

    La Encarnación, la Pasión y la Resurrección de Jesús no pueden entenderse sin su relación al pecado. Por eso, el pecado manifiesta toda su fealdad a la luz de Jesús.La terrible realidad del pecado queda bien clara en las parábolas que dice Jesús: el hijo pródigo, los viñadores homicidas, el mayordomo infiel. Jesús se presenta a sí mismo como el vencedor del pecado: El Hijo del Hombre vino a salvar lo que estaba perdido (Mateo 18:11). El mayor beneficio que nos da Jesús es el perdón de los pecados. Jesús ve en su muerte un sacrificio salvador para el perdón de nuestros pecados: “Esta es mi sangre derramada para el perdón…

  • Liturgia

    Indicaciones para el tiempo de oración

    Antes de orar:1°. Tomar la decisión de comenzar la oración al ahora establecida. No ver vídeos, ni películas sobre la oración. Orar es escuchar a Jesús.2°. Elegir por anticipado la postura corporal de mi oración y el lugar determinado donde oraré. El cuerpo también entra en oración. Si no lo hace, o bien se duerme, o bien nos atormenta con su agitación. Empezar con dos o tres inspiraciones y expiraciones largas.Aconsejo una postura inmóvil, estable, firme y descontractada (no tensa): favorece la calma y el despertar interior (de rodillas; sentado con la espalda recta y la cabeza alta; sentado sobre los talones sin zapatos; sentado sobre un almohadón con las…

  • Liturgia

    Nuevas obras de misericordia espirituales

    Ayudar al desanimado 1º. No dejar solo al desanimado. Es lo peor. En cambio, saber acompañar y recordarle todo lo bueno que le sucedió. Los gratos recuerdos ayudan mucho a levantar el ánimo. Pensar que si llevamos a un desanimado a otro lugar le hará bien, es sólo empeorarlo. 2º. Hay que empezar en la niñez cuando damos la herramienta del coraje en medio de las dificultades. 3º. Es preciso amarse a sí mismo. La estima de uno mismo, conociendo lo que vale, es indispensable. Además hay que mantener relaciones familiares y sociales: no se trata de la cantidad de amigos que uno tiene si no de la calidad que…

  • Liturgia

    Conocer la humilde luz de Belén

    Artículo publicado en nuestra edición de Guía y Consejo del 22 de diciembre de 2019. "Conocer la humilde luz de Belén" nos cuenta sobre el amor de Dios, sobre la importancia que tiene la felicidad y la relación existente con la llegada de su Hijo a nuestro mundo. ¿Sabías por qué Jesús nació en un humilde pesebre en Belén? Haga clic en ver más para acceder a la nota completa.

  • Liturgia

    Buscar la verdadera energía

    Al ofrendarnos a los demás no queda la alegría de que el Espíritu nos haya permitido quedarnos en casa y servir. Queda una rabia de que la carga nos tocara a nosotros, pues otros la evitaron. Hay tanta gente feliz en el mundo, mientras estamos en la puerta estrecha. A menudo, entre la gente honesta que lucha por la verdad y el bien, hay amargura, que colorea el sacrificio. Es difícil entregarse, renunciar a sueños, ilusiones, consuelo y placer por el bien de Dios, la verdad, y el deber. ¿Dónde podemos obtener la energía para vivir el Evangelio sin envidiar a los inmorales ni amargarnos? Debemos mirar a Jesús. Él…