• La Argentina Hambrienta

    El terrorismo ataca y destruye

    Hemos sido testigos del ataque terrorista a dos símbolos de la sociedad contemporánea: las torres del centro económico mundial y el centro militar norteamericano. Probablemente en la intención de los terroristas había otro blanco: la casa del presidente de los EE.UU. Ese terrorismo que ha querido destruir los «símbolos» de la sociedad actual, aunque nos cueste admitirlo, es el fruto de esta misma sociedad, porque se ha separado el ser humano de la búsqueda del bien y la verdad. ¿Cuántos dicen hoy que no saben lo que está bien o mal? De cualquier modo, lo que sucedió el martes 11 de septiembre, es el resultado actual de una cultura de…

  • La Argentina Hambrienta

    Condena al terrorismo

    La salvaje toma de pasajeros de avión para estrellarlos contra las torres gemelas de Nueva York y la destrucción de una parte del centro militar norteamericano, el martes 11 de septiembre, señala una fecha que marcará a una entera generación en el comienzo del siglo XXI. En un momento en que la ciencia ha permitido hacer operaciones por computadora a distancia y en que la internet nos permite estar comunicados al instante con cualquier lugar del mundo, parecía increíble que tanta muerte, destrucción y suicidio fuesen posible y que, además, lo viéramos por la televisión. Es cierto que el objetivo del ataque terrorista que ha conmovido al mundo eran los…

  • La Argentina Hambrienta

    Sugerencias para el tiempo de duelo

    La pena del duelo es el precio del amor. Es doloroso reconocerlo. Sólo los que han amado de veras, sienten el duelo. «Lo que más me cuesta es que la gente, ya no pronuncia el nombre de mi hijo, por temor a herirme. Es como si se hubiesen olvidado», me decía una madre. «Lloro cada noche desde que murió mi esposa, me comentaba un amigo. En cuatro meses, ¡se fue de mi lado! Me siento perdido sin ella». La muerte es una pérdida que requiere un ajuste para seguir viviendo. Las reacciones difieren según las imágenes interiores de cada uno. Algunos para consolar a los que están de duelo, dicen:…

  • La Argentina Hambrienta

    Moral privada y social

    Los católicos damos mucha importancia al comportamiento moral de cada persona. Acentuamos el valor de la voluntad que quiere adecuarse a la doctrina sobre moral personal que posee la Iglesia desde el inicio. Hacemos mucho hincapié en el esfuerzo que cada uno tiene que realizar para vivir el cristianismo. Para nosotros, el Cielo se consigue mediante el esfuerzo en nuestra vida moral privada. A la vez, estamos acostumbrados a oír desde hace un tiempo la expresión «compromiso social del cristiano». Pensamos que ese compromiso consiste en aceptar con reverencia a la sociedad en que nos toca vivir, porque nada podemos hacer para cambiar las circunstancias exteriores. El orden social ya…

  • La Argentina Hambrienta

    Los problemas morales de la «globalización»

    ¿Qué es la globalización? Es un fenómeno de gran crecimiento en las inversiones de dinero, que se basa en la tecnología de comunicación instantánea, en un aumento de consumo de productos y en el alto costo del trabajo en los países del Norte. También se llama «globalización» al explosivo aumento de compañías que hacen inversiones en países extranjeros, sobre todo en los pobres. Esas compañías son de los EE.UU., de Europa y de Asia (Japón, Corea, etc). ¿Cuáles con los problemas morales que esta «globalización» plantea? El primero es que algunas compañías tienen mucho más dinero que varias naciones juntas. Se instalan en países pobres para evadir impuestos en sus…

  • La Argentina Hambrienta

    La envidia

    Los cristianos estamos llamados a la unidad, a semejanza de la unidad que hay en la intimidad amorosa de Dios, Uno en Tres Personas distintas. Algo que atenta mucho contra la unidad es la envidia. Esa palabra viene del latín «invidere» y significa «mirar con malos ojos». La envidia es un vicio culpable que predispone a mirar con malos ojos los bienes poseídos o realizados por otros. Envidiar es afligirse pensando que los demás tienen una superioridad que le correspondería a uno mismo. No hay que confundir envidia con la tristeza que provoca el éxito de los malos, ni tampoco confundirla con los celos. En el lenguaje cotidiano confundimos celos…

  • La Argentina Hambrienta

    La cremación y los católicos

    En los últimos tiempos muchos católicos, sin oponerse a la fe sobre la resurrección y la vida eterna, solicitan la cremación en lugar del entierro. La Iglesia Católica durante su historia, excepto en los casos de pestes, ha preferido u prefiere el sepelio de los cuerpos, a semejanza de lo que sucedió con Jesús. Sin embargo, en la época del Concilio Vaticano II, al comprobar que habían cesado las motivaciones anti-religiosas que conducían a la cremación, la Santa Sede suprimió el 8.V.1963 la prohibición de dar funerales a quienes hubieran pedido ser cremados, salvo si hubiese motivos de oposición a la fe. Así quedó abolido el canon 1240 del Código…

  • La Argentina Hambrienta

    Importancia de la lamentación

    Esencia de la religión cristiana. La esencia de la religión cristiana es el lamento. Todos juntos y cada uno por su cuenta, tenemos algo de que lamentarnos. En determinados momentos los cristianos nos lamentamos en comunidad: el Miércoles de ceniza, voluntariamente dejamos que nos ensucien el rostro con cenizas, marcándolo con una cruz negra; el Viernes Santo, voluntariamente cargamos una pesada cruz por las calles de nuestros barrios, sin importarnos lo que digan, seamos varones o mujeres los que así procedemos; el Sábado Santo sentimos el vacío de nuestras iglesias, pues no se celebran sacramentos y hay que esperar hasta la noche para la Vigilia Pascual, prolongando el ayuno del…

  • La Argentina Hambrienta

    Es inmoral resignarse a la desocupación

    La desocupación es causa de agobio y «puede convertirse en una verdadera calamidad social» (Juan Pablo II, Laborem excercens, n. 18). La desocupación arruina la vida de las personas y de las familias, porque tienen el sentimiento de que están al margen de la nación. Los desocupados con dificultad mantienen las necesidades esenciales de la vida y no se sienten ni reconocidos por la sociedad, ni útiles a ella. De la desocupación nacen las deudas que contraen las personas para seguir viviendo. Es muy difícil salir de esas deudas, sin trabajo. Las instituciones, y cada ciudadano, deben pensar esto. Las comunidades cristianas necesitamos dar ejemplo de solidaridad. Mucha gente hoy…

  • La Argentina Hambrienta

    El nuevo milenio necesita religión y ética

    Hay dos carencias fundamentales que pueden detectarse en los contemporáneos de este principio de siglo y milenio. La primera toca a la religión. La segunda a la moral. Con respecto a la primera hay que reflexionar sobre este fenómeno que ha aparecido en la sociedad: un «supermercado» de ofertas «religiosas» con una proliferación de grupos extravagantes. El crimen ritual perpetrado hace pocos días por dos jóvenes alienadas por un grupo, nos obliga a plantearnos esta cuestión, que ya está sobre el tapete desde hace muchos años. Se ofrece a la gente «mercadería religiosa» mediante templos, negocios, santerías, la televisión y la radio. Hay escuelas de meditación para encontrar energía, sectas…