Guía y consejo

Carta del párroco sobre el Centro de espiritualidad

Cuando llegue a S, Gabriel Arcángel, hice tirar abajo la casa de mis abuelos que junto con mi casa, doné en 1992 al Arzobispado de Buenos Aires. Quedó un t4erreno inmenso de 350 m2. Luego puse el piso de cemento. Y Oscar Ferriro el marido de Inés Vera, a la sazón de unos 45 años, se dedicó a hacer baños para chicos en el lugar que ahora ocupa Caritas y vestuarios en el lugar de mi despacho que ahora contiene, las cajas con las imágenes sagradas.

Comenzaron a venir los muchos chicos a jugar a la pelota en el gran patio. Me di cuenta que no traían pelota, salvo de goma o trapos. Entonces fui al centro, no recuerdo bien ahora el nombre de la casa, por Lavalle y Pasteur, y compré 3 pelotas de fútbol de la mejor calidad, unos 300 pesos del año 1994 (unos 4000 pesos del 9 de diciembre de 2019. Puse las 3 pelotas en el vestuario de los chicos. El Consejo parroquial se opuso a ese gasto. Pero los párrocos católicos salen con la suya. A la semana faltó una, al mes la segunda y después de 5 meses la tercera. Los del Consejo dijeron: Vió teníamos razón! Volví a comprar 3 pelotas pensando: Para chicos excelentes, pelotas de fútbol excelentes. Ya no desaparecieron más.

Ahora, pienso lo mismo: Para feligreses excelentes, cosas espirituales excelentes. Por eso, desde el mes de marzo comenzará el Centro de espiritualidad San Gabriel Arcángel. Vamos a ofrecer 7 cosas excelentes, aunque al principio cueste convencer de su valor:

1: Club de la Biblia (miércoles a las 20 hs)

2: Iniciación de la vida cristiana [niños] (desde agosto: jueves a las 18.30 hs)

3: Curso de liturgia y canto (1er. jueves a las 20 hs)

4: Via Crucis [meditado] (3er. viernes a las 19 hs]

5: Curso sobre los Santos Padres (3er. viernes a las 20 hs)

6: Sesiones de oración sanante (sábados de 9 a 10.30 hs)

7: Iniciación a la vida cristiana [adultos] (3er. sábado a las 11 hs)

Algunas de estas cosas excelentes las venimos haciendo desde hace muchos años como los números 1, 2, 6, y 7. Las novedades son los números 3, 4, y 5. Me reservaré los cursos y en las demás actividades nos iremos turnando, aunque estaré presente, en la medida que me lo permitan mis años.

De este modo, la parroquia, impulsada por el Espíritu Santo vive, ora y canta con Jesús en el medio de nosotros. ¿Para qué sirve una parroquia que sólo se ocupe de celebrar Misas y de ocuparse de los pobres? Deja de existir la comunidad, por falta de alimento. Los fieles habrían perdido el sabor de ser sal del mundo y habrían puesto su luz debajo de una gran olla de acero. Y estas expresiones negativas son el modo de expresarse de los maestros espirituales, como hizo Jesús con la gente. Esta carta la escribo, porque la que entregué sobre la oración matutina de los sábados tuvo una cierta repercusión. Espero de esta lo mismo, si Dios quiere.

Con mi gran afecto

Mons. Osvaldo Santagada

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *