• Testimonios

    Rosita Arce y la IBM

    Iba cada sábado a Gral. Rodríguez a servir en el Hogar de los ciegos y sus familias. Los domingos, en cambio, actuaba en la Hospital Muñiz. Ahí la conocí en 1954 por su cuidado a los enfermos de toda clase. Con ella, y el capellán Luis Sánchez fundamos el “Consejo pastoral del hospital” que reunía a los diferentes católicos que llegaban a ayudar. Cada semana se compartían problemas y soluciones. Rosita era la secretaria del CEO de la IBM en la Argentina. Me prohibió visitarla en el edificio céntrico de su trabajo, porque hacía su apostolado de modo silencioso sin proclamarse religiosa. Así logró que muchos se acercaran a Dios…

  • Testimonios

    Una española entre indígenas

    Conocí a Sor Ana María Reviejo, vicentina, en 1970. Llegó de España y la mandaron con dos más a la Aldea Perutí a vivir con los indígenas Mbyá. Lo primero fue construir una choza para ellas. Luego poco a poco fueron entrando en la vida de la tribu. Las mujeres Mbyá, en seguida, quisieron ampliar la choza para que sus hijas durmieran con las hermanas. Se fueron haciendo imprescindibles para educar a los niños y jóvenes. Ana María era la negociadora, y obtenía beneficios para todos. Luego de muchos años, pasó a Tobuna, también con indígenas Mbyá. Allí su presencia fue valiosa para alimentar, vestir y educar, sin imponer la…

  • Testimonios

    El Espíritu de Dios puso orden en el caos primitivo

    ¡Ahora parece que la nueva normalidad es el caos! En la solemnidad de N.S. de Luján, el 8 de Mayo, antes de la Misa dije unas palabras sobre el sentido de la palabra solemne, ceremonia y rito. Jamás imaginé que esas palabras tuvieran el eco que recibí. Varios me enviaron whatsapps o me dijeron algunas realidades que yo no conocía bien. Así me enteré que el ejemplo de los abanderados de las Olimpíadas que yo había puesto no funciona, porque en los últimos dos Juegos hubo muchos que hicieron pantomimas con la bandera de su país y no hubo la solemnidad de la que yo hablaba. Otros me contaron las…

  • Catequesis

    Importancia de la comunidad de los cristianos

    En la comunidad están presentes el Padre, el Hijo y el Espíritu Santo. Por esa gran razón, en esta comunidad: * aceptamos a cada uno como es; * no nos consideramos superiores a nadie; * no juzgamos a nadie por sus pecados, su carácter o su personalidad; * valoramos a cada de los que aquí vienen; * damos gracias a Dios por la presencia de cada uno; * nos unimos a los demás en sus penas y alegrías; * sentimos que Dios nos llama a recomponer la paz en la familia y entre la gente; * mantenemos el recuerdo vivo de quienes la fundaron y nos transmitieron sus vivencias; *…

  • Educación

    Objeciones a la limosna

    No sé que hará una persona pobre con la limosna que le doy. Tampoco sé que hará alguien con el regalo que le doy. Es posible que con mi limosna el pobre la malgaste en vino. Y también es seguro que mis conocidos desprecien los objetos o libros que les regalo. Por eso, no me importa que me critiquen por dar limosna a cualquiera que entre a San Gabriel. Me dicen que fomento el alcoholismo o la pereza entre los mendigos y pedigüeños. Pero nunca me dicen que las personas con buenos sueldos pueden hacerse alcohólicas o perezosas. Me dicen que cada uno hace con su dinero como quiere. El…

  • Educación

    Hay que separar las emociones de los pensamientos

    Es importante poder distanciar nuestras ideas de nuestras emociones. Sólo así podremos llevar alegría a la gente, olvidarse de uno mismo y pensar en los demás, y buscar lo mejor para cada uno. Sin embargo, en la vida cotidiana, no lo hacemos y a veces nos pasamos un día entero preocupados por una emoción negativa. Ese es el mejor modo de dañar la salud, tanto del alma como del cuerpo. Les sugiero unos modos de tomar distancia entre las emociones y las ideas. Los distanciamientos que propongo para separar nuestros pensamientos de las emociones que llegan son tres. En primer lugar un Distanciamiento en la forma de hablar. Consiste en…

  • Catequesis

    Jesús nos deja una misión

    En la época actual muchas veces se pasa la Ascensión como algo incomprensible. Como la Biblia usa un lenguaje cósmico tradicional: irse al Cielo y ese lenguaje parece sin valor hoy, no damos importancia a un episodio capital que culmina la presencia visible de Jesús entre los suyos. Cuando alguien muere la herencia es seguir sus pasos si fue una buena persona. Sin embargo, Jesús no deja una última voluntad sino una misión. Ahora los discípulos son los responsables de que llegue a todo al mundo la verdad de la obra de Dios: el Misterio de la Pascua. Ahora esa verdad la reciben aquellos que acepten entrar por el camino…

  • Catequesis

    Jesús se va y enviará el Espíritu Santo

    A nosotros, discípulos amados de Jesús, Él nos abre la mente para entender lo que Dios dijo durante siglos a través de los profetas. Todo lo sucedido a Jesús «estaba escrito». Los discípulos viven una etapa de cumplimiento de los profetas y son testigos de lo sucedido. Deben llevar a la gente lo sucedido y lo que sucederá, después de recibir la fuerza de lo alto. Por la prédica de los discípulos la gente debe aceptar entrar en un proceso de arrepentimiento y perdón. Entonces comprenderán la pasión y la resurrección. Jesús les da una misión universal. Ellos no quedan tristes a la espera del Espíritu. Saben que Dios es…

  • Catequesis

    ¿Cómo superamos el olvido?

    El Hijo nunca está solo Cuando no estamos conectados con Jesús, no tenemos la capacidad de guardar su Palabra. El inicio del conocimiento es amar a Jesús y guardar su Palabra. Después de ese inicio se desarrolla un proceso interior. Y en ese proceso, el Padre y el Hijo vienen a habitar a nuestra alma. Conocer el amor tiene dos caminos Guardar la Palabra de Jesús equivale a guardar la Palabra del Padre, porque el Hijo nunca habla por su cuenta. El Hijo dice lo que oye en su intimidad con el Padre. Por eso, conocemos a Jesús de dos modos: primero Jesús muestra a sus discípulos el amor del…

  • La Argentina Hambrienta

    Compromiso de los católicos en la política

    Asistimos a un deterioro constante del cuadro de dirigentes políticos en nuestro país. Estamos padeciendo el peso insoportable de continuas crisis institucionales, crisis económicas, crisis de la sociedad. Es conciencia común que los políticos son «corruptos» y hay signos de violencia en varias partes. Esa violencia proviene tanto de las injusticias, como de las ideas de ciertos grupos que también quieren el poder, porque es fuente de dinero y privilegios. Esta situación tan penosa nos hace desconfiar de los políticos y de la política, porque en nuestro horizonte no se ven «gestos de grandeza» reclamados hace años por los obispos argentinos a los dirigentes del país. Los que están aferrados…