• Vida

    Los valores se enseñan

    Algunos padres piensan que sus hijos tienen algún resorte mágico que los impulsa a los valores. Así se oye: “Lavate las manos”. “Limpiate los dientes”. “Comé bien”. “Ordená tu cuarto”. “No mientas”. Y cosas similares.Ahora bien, nadie enseñó cómo se lavan las manos, ni cómo se limpian los dientes, ni qué significa comer bien, ni cómo se mantiene un cuarto ordenado. ¿Pensarán los padres que sus hijos sabrán eso por arte de birlibirloque?¿Cómo va a saber lavarse las manos correctamente si nadie se lo ha enseñado en concreto? ¿Cómo sabrá lavarse el cabello si sólo ven un frasco de champú? ¿Cómo va a cepillarse bien los dientes y la lengua,…

  • Vida

    ¿Cuántas clases de valores hay?

    Hay cinco clases. Forman una escala en la cual no puede faltar ninguno. Van desde los primeros hasta los quintos. 1º. Los valores vitales que se refieren a cada físico y cada individuo.2º. Los valores sociales que son imprescindibles para no vivir como salvajes, sino en sociedad.3º. Los valores humanos y culturales, apoyados en los vitales y sociales, si buen superan a esos.4º. Los valores familiares y personales muestran a alguien que se auto exige para elevarse.5º. Los valores religiosos dan el significado de estar en este mundo. En esta lista, conviene saber que cada grupo contiene muchos valores “concretos” a enseñar desde la primera infancia.También hay que saber que…

  • Catequesis

    El ayuno

    Esta práctica toma su origen del ayudo de Jesús en el desierto (Mateo 4:4-11). Por eso, es obligatoria para los católicos dos veces en el año: el Miércoles de cenizas y el Viernes Santo.Lo del ayudo el Miércoles de ceniza es lógico. Al comenzar el tiempo de Cuaresma los católicos nos preparamos para ayudar a los hermanos que sufren hambre. Como dice el profeta Isaías: “Parte tu pan con el hambriento (Is. 58). Y ayunar el Viernes Santo parece que no necesita demasiadas explicaciones : nos unimos a la muerte del Salvador.Junto al ayuno en cuanto obligación, está el ayuno voluntario para tener a raya las malas pasiones. En una…

  • Catequesis

    Las cenizas

    En el Antiguo Testamento y entre los pueblos más antiguos se usaban las cenizas como expresión de penitencia y búsqueda de protección divina. Es probable que tenga que ver con el fuego purificador.Jesús nos pidió que no desfigurásemos nuestros rostros cuando hacemos ayunos, sino al contrario que lo perfumemos. Las cenizas que se usan en la Iglesia no están destinadas a desfigurar el rostro, sino a ser un signo de amor. Por eso, deben ser colocadas en las frentes con un cierto arte y con cenizas bien separadas de resto de ramas, que podrían dañar la piel.La Iglesia usa las cenizas en el principio de la Cuaresma, el Miércoles anterior al…

  • Catequesis

    La fecha del Bautismo y de la muerte

    Muchos cristianos se acuerdan de la fecha de la muerte de sus seres queridos, si bien muchos la olvidan y los olvidan. Desde el principio de la Iglesia, el día de la muerte, en especial de la muerte por martirio, era considerado el “dies natalis”, o sea “día del nacimiento” a la gloria. Para quienes no morimos por martirio, sino como gente común, el día de la muerte es también importante, porque es el día en que pasamos a otro estado del alma. Esperamos que sea el Purgatorio, y por lo tanto, oramos por nuestros difuntos para que lleguen a la Gloria prometida: “dónde estoy yo allí estarán ustedes”.La mayoría…

  • Amor y Alegría,  Vida

    ¿Qué enseñar a los niños?

    G. K. Chesterton, en “Moral Education in a Secular World”, hacía notar que alguna gente que piensa y escribe acerca de la educación no suele pensar y escribir sobre los niños reales. Decía que un niño es más débil que un hombre si se trata de pelear o de conocer el mundo, pero que de ningún modo es más débil en su voluntad o en su deseo. Por eso, a quienes sostienen que no hay que señalarles lo malo sino hacerles atractivo lo bueno les hacía notar que eso, dicho así, no tiene mucho sentido: los niños tienen más vida que nosotros, lo que no tienen es ley. Lo que…

  • Amor y Alegría,  Sociedad

    Somos incompletos

    La ideología del disfrute nos ha convencido que la solución de nuestra ardiente tensión sexual y nuestro erotismo está al alcance de nuestra mano: puedes disfrutar la vida. Además, el cine, la televisión nos presentan sin cesar a personas que han redimido su vida – por su propio esfuerzo – o que viven una vida bellísima llena de amor, compañía, sentido, amistades y dinero. Nos presentan a gente que pueden probar lo hermoso del mundo y de la vida. Esa gente, en apariencia, no conoce la frustración, la traición, la tensión no resuelta, el eros evaporado y sublimado*. Esa ideología, inconsciente y no reflexionada, es la raíz de nuestra angustia,…

  • Amor y Alegría,  Ciencia

    Historia y Religión

    ¿Cómo se hace para decir en palabras sencillas las cosas difíciles? ¿Será una pretensión querer explicar el nexo de la religión con la historia? Haré lo posible. Muchas religiones enseñan que la cultura humana es un regalo de los dioses. Los especialistas en ciencias sociales proponen que la religión es tan fundamental para la cultura que sin ella la humanidad no habría podido salir su condición pre-humana (Roy Rappaport, Ritual and Religion in the making of humanity. Cambridge, 1999). Aunque uno no crea que los dioses enseñaron a los hombres a hacer fuego o cultivar maíz, y se mantiene en una visión más limitada del papel de la religión en…

  • Amor y Alegría,  Vida

    Necesitamos plantearnos las preguntas adecuadas

    Cualquier proceso de cambio debe comenzar con la reflexión sobre dónde nos encontramos y, a partir de allí, definir hacia dónde queremos ir. Cuenta una leyenda que, en tiempos de guerra, un emperador, cansado de escuchar las inútiles estrategias parciales que, día tras día, les presentaban sus consejeros, decidió citar a todos en el palacio. Los ubicó en el salón principal y, después de unos minutos, mandó descorrer un cortinado. Detrás de él, apareció un elefante. Tres hombres ciegos fueron llevados cerca de él. El emperador pidió a los ciegos que se acercaran al animal y lo describieran. Uno de ellos, tocando el colmillo de elefante, lo describió como una…

  • Amor y Alegría,  Sociedad

    La buena salud espiritual

    Para ser un buen católico hace sesenta años se requería tener una vida de oración privada y litúrgica, y llevar una honesta vida moral personal. Las cosas han cambiado. Hay nuevos acentos. Hace poco pregunté a los niños más grandes cuáles eran sus temores y esperanzas, y me llamó la atención su preocupación por las cuestiones de la justicia social y de la vida familiar. Ya no se trata de vivir bien privadamente, sino que hay un nuevo elemento a tener en cuenta: la justicia social. Hace sesenta años nadie pensaba que la lucha de los pobres y oprimidos por su derecho a la justicia, pertenecía a la vida espiritual.…