• Catequesis

    La oración

    Llegaron a un jardín llamado Getsemaní. Jesús dijo a discípulos. Quédense aquí, mientras voy orar. Luego llevó con el a Pedro, Santiago y Juan, y comenzó a sentir temor y a angustiarse. Entonces les dijo: Mi alma siente una tristeza de muerte. Quédense aquí velando. Y avanzando un poco, se postro y oraba que en lo posible no tuviera que pasar por esa hora. Decía: Abba, todo lo puedes: aleja de mi este cáliz. pero no se haga mi voluntad, sino la tuya. Después volvió y encontró a sus discípulos dormidos. Jesús dijo a Pedro: Simón, duermes? No has podido quedarte despierto mi siquiera una hora? Permanezcan despiertos y oren…

  • Catequesis

    La palabra de Dios debe proclamarse con sentido y verdad

    ¿Dónde estamos fallando? La pregunta ¿Dónde estamos fallando? es para hoy a los católicos. Nos hemos habituado a que la Palabra de Dios se lea de cualquier modo, y ya no toca nuestra vida. Hay que hacer como que se oye, pero en realidad no nos interesa. Lectores que pronuncian mal, que no saben lo que están leyendo, que no conocen la Biblia, que no saben hacer pausas, que lee todo de corrido, que no articulan las consonantes, que dejan caer el final de las palabras. La lista de defectos es impresionante. Los sacerdotes también “caen en la volteada”. El Concilio Vaticano II, que fue el XX concilio ecuménico de…

  • Ciencia,  Sociedad

    ¿Se contagia la obesidad?

    Hace poco los doctores hallaron que la obesidad contagia a familiares y amigos. Se hizo una pesquisa en 12 mil personas, seguidas desde 1971 hasta 2003 (32 años) y se halló que en los gordos el “factor social” es mayor que el factor de genes. La gordura arrastra a familiares y amigos. Entre amigos, los gordos contagian al 60% y entre parientes al 40%. Cuando uno se hace gordo deja de ser mal visto por sus amigos, que antes se reían de los gordos. Al aceptar a su amigo gordo, los demás comienzan a engordar. El 60% de los amigos se “seduce”. Entre los afines sólo el 40%. Claro que,…

  • Sociedad

    ¿Qué relación hay entre el juego de truco y la religión?

    El truco se juega con cuarenta naipes, 40 es un número sagrado en la religión judía y la cristiana, 40 días duró el diluvio universal, 40 años tenía Isaac cuando se casó con Rebeca, 40 años vivó Moisés en Egipto, 40 años vivió Moisés como pastor, 40 años estuvieron los hebreos en el desierto, 40 días pasó Moisés en el Horeb hasta recibir los Mandamientos, 40 días estuvo Elías en el monte Horeb, 40 fueron los días en que los espías de Josué pascaron por Canaán antes de entrar a la Tierra Prometida, 40 años reino Saúl, 40 años reino David, 40 años reino Salomón, 40 golpes se daba a…

  • Vida

    Volver a empezar

    Se necesitan guías pacientes  “Depende de usted” Como ocupo un cargo relevante y tengo muchas experiencias, cuando hago una sugerencia enseguida la aceptan sin poner trabas. Eso significa que al barco lo llevo yo, y los demás miran y dicen: Depende de usted hacia dónde vamos. Por ese motivo, algunos proyectos que comenzaron bien los dejo estancados hasta que los grupos se den cuenta de lo que deberían hacer, o bien los termino para comenzar con un nuevo grupo. No puedo desechar a la comunidad, ni a la familia, pero en cuanto guía no puedo aceptar que todos dependan de mí, hasta para cosas nimias. Lo mismo pasaría en una…

  • Vida

    Caminar hacia lo desconocido

    Inventar cosas nuevas Hay que ser como un faro en medio de la tempestad Muchos piensan que los faros son para visitar cuando uno es turista y para sacar fotos. Nadie edificó un faro y lo cuida, para esas pavadas. El faro está para dar señales de peligro e indicar el rumbo que se debe tomar para no encallar. Emite señales  de luz que permiten discernir dónde estamos y adónde queremos llegar. Los capitanes de barcos, los buques pesqueros los necesitan, porque el faro les muestra donde están y el capitán decide a dónde quiere llegar. En esta situación de encierro obligado y de terror a la muerte que han…

  • Vida

    Cuando la identidad de una madre es desafiada

    Hay ciclos de la vida de las mamás en que su persona es provocada. Entre ellos la boda, la preñez, la compra de una casa, el nido vacío. Hay uno de esos momentos del que nadie habla, pero existe.      En mi larga práctica, sé que las madres sufren cuando sus chicos cierran la puerta de su cuarto. Ese momento hace perder la identidad a una madre. Siente un ahogo que no se anima a decir. Es un dolor íntimo. Esa verdad me llevó a querer hallar un arreglo para que las madres probasen que eran parte de nuestro grupo y librasen las malas caras en su casa. Me di…

  • Vida

    Los valores vitales

    Corresponden a la higiene física, la salud corporal, la fuerza de músculos y huesos, el cuidado de la piel, el vigor general. Una persona normal prefiere estos valores aunque cueste trabajo conseguirlos. Es preferible sufrir algunas privaciones, molestias y dolores con tal de adquirirlos. La higiene física Lavado de las manos. Estos son los pasos: Morarse bien las manos y cerrar el aguar. Enjabonarse con cuidado toda la mano, incluso la muñeca. Las manos se frotan una con otra durante un buen rato. Se abre el agua y se enjuagan bien las manos para que la suciedad se vaya. Se cierra el agua. Se secan las manos de modo que…

  • Catequesis,  Guía y consejo,  Sociedad

    ¿Cómo se hace para orar?

    Entrada en oración Dignidad. Es la postura de quien habla y escucha a Dios mismo. Atención. El valor de la oración no se mide por la estabilidad de la atención. La atención que se necesita es la de no ser apresurado, como quienes comen tragando sin masticar: molestan a los comensales, sufren problemas digestivos, necesitan enormes cantidades de alimento. Devoción. Me entrego a lo que hago. Por lo tanto: No existe el teléfono cuando oro. No aceptamos interrupciones (pedidos, visitas  inesperadas, ruidos). Explicamos eso con claridad a los de la casa o comunidad. ¿Qué se hace durante el tiempo de la oración? No se intenta descubrir ideas brillantes, pensamientos elevados…

  • Guía y consejo,  Sociedad,  Vida

    La depresión y las ganas de vivir

    La depresión es mal crónico de nuestra época. Es distinta de la enfermedad clínica estudiada en los textos de psiquiatría. Es una sensación de muerte interior, que puede disfrazarse y maquillarse. Las ganas de vivir no se consiguen: vienen solas a nosotros. La felicidad no puede provocarse, llega de improviso; no se piensa, se acepta. Por eso, San Francisco pudo decir que sólo dando, recibimos. En el momento más anodino de nuestra existencia sentimos esa plenitud y belleza de solamente vivir. Pobres publicistas de viajes y “placeres” que dejan a la gente exhausta e indiferente. ¡Qué pena los kilómetros de fotos y videos de bautismos, primeras comuniones y casamientos que no…